Blog

seniors por el mundo india nepal

Peripecias de una valija en China. Tercera parte.

Actualizado: 25 jul 2021

Xian fue la segunda parada del viaje.

Nos quedaba , como mínimo, otro ochenta por ciento para recorrer.

Nos dirigíamos al sur. Más calor.

A esa altura, ya los grupos se habían dispersado y para la siguiente travesía...sólo éramos cinco.

Teníamos billetes para el tren bala , de Xian a Luoyang, el G2004 a las 9.05hs.

El guía nos dejó en la estación, muy agradecido por las propinas y adiós que te vaya bien.

Ese momento selló la amistad indestructible de los cinco y el juramento de permanecer juntos...ya que el stress de viajar solo por China te fulmina.


El tema es que la estación está a nivel de la calle y el andén ....un piso más abajo.

No te dejan bajar hasta que el tren llega y tenés exactamente tres minutos hasta que se va, y en ese mínimo lapso de tiempo tenés que bajar, correr y apuntar a subirte en el vagón designado en el billete, con el tremendo equipaje para un mes de viaje, esto es, mamotreto y mochila, que tiene por supuesto el trípode para la cámara con las patas que no entran y te pinchan, apuntar bien al vagón porque...vamos que muy amables no son...y desmayarte en el asiento justo antes de que te dé un ataque cardíaco y cierren las puertas.

Si pensabas que era fácil........te cuento además que no hay escaleras mecánicas ....o sea ...el arrastre de mamotreto escaleras abajo....o arriba.

Y eso se repite cada vez que te desplazás.

El tren en sí, una maravilla impoluta que se desplaza a la velocidad del viento.

Sólo que estábamos como hipnotizados con los letreros para no perdernos de estación, y contábamos el número de paradas que hacían falta para bajar.

Ya pasamos la cuarta??? preguntaba uno, yo creo que la tercera, contestaba otro...y así, con ese stress para no perdernos deambulábamos recorríamos miles de kilómetros en pocas horas.

Porque el tema de bajarte en una estación equivocada en China....


Para graficar las veces que lo hicimos, elaboré un pequeño gráfico :

Xian-Luoyang tren bala 🚅

Luoyang -Nanjing tren nocturno 🚂

Nanjing-Suzhou tren bala 🚅

Suzhou-Hangzhou tren bala 🚅

Hanzhou-Shangai tren bala 🚅

Shangai-Guilin avión ✈️

Guilin -Guanzhou avión ✈️

Guanzhou-Hong Kong ferry ⛴️


En fin, si hubiéramos sido parte de un reality...nos hacíamos ricos.


A todo esto me había dado cuenta ya de lo inútil que resultaba el equipaje y lo molesto que era portarlo. Usaba cada vez lo mismo...porque el calor era mayor, ni hablar de jeans o ropa ajustada ni nada que te apretara. La valija...parecía reventar y yo nada.

Un día nos fuimos de compras con Paula, la otra mujer del grupo....éramos dos matrimonios y un madrileño joven.

Frustrante total. Los tamaños de la ropa son para los cuerpos chinos, no latinos, y la ropa que hacen para el resto del mundo no está disponible por ahí .

Todas las noches lavaba el pantalón y me lo volvía a poner a la mañana siguiente.



Luoyang


Las cuevas de Longmen o Puerta del Dragón, también llamada la gruta de los 100.000 Budas

Talladas en la roca de la montaña, hay cien mil figuras de Buda, desde una de centímetros hasta una de cien metros. En eso trabajaban los artesanos.




Impresionante.

En Longmen había 40 grados y una humedad que te teletransportaba .

Nuestro guía, menos informado que los anteriores, había aprendido español en Cuba.

Cuando le preguntábamos por alguna figura de las que veíamos nos contestaba...Buda...otro Buda....otro Buda y eso fue toda la explicación.

Por suerte uno va informado antes!

Longmen está considerada uno de los tres tesoros de la escultura en China. Su construcción se extiende casi mil metros en la ladera de la montaña, con esas cien mil imágenes de Buda agrupadas en aproximadamente dos mil cuevas.

Se inició en el siglo V y siguió durante el VI y el VII.



Este es el Templo de ShaoLin, fundado por Kung Fu para el desarrollo , enseñanza y práctica de artes marciales. Luoyang.


Para llegar al próximo punto teníamos pasajes en un tren nocturno.

Le preguntamos al guía cómo era y esta fue la respuesta... mmmmm......y nos dijo que nos convenía cenar antes.

Nos miramos los cinco, un poco preocupados . Teníamos camarote pero la ilusión romántica de la noche en un tren nocturno se me pinchó cuando el guía nos dijo ....que cada camarote era para 4 personas.

Pero, no se puede arreglar? le pregunté y él contestó...mmmmm....

No teníamos el mismo camarote del otro matrimonio y nos arriesgábamos a compartir con desconocidos un pequeño reducto con dos pares de cuchetas. Y no es por nada...pero tenemos distintas costumbres, como demostró el hecho de que cada camarote tiene un recipiente para escupidas.

Tuvimos que negociar con unas alemanas que tenían el mismo inconveniente, para estar los dos matrimonios juntos en el camarote. Al pobre madrileño le tocó un camarote con tres chinas que lo gritonearon y lo mandaron a dormir arriba. A cada rato nos venía a visitar.

Fue toooda una experiencia.

El camarote impecable, los edredones y sábanas impolutas y el aire acondicionado muy en su punto.

El tema complicado en China salvo excepciones, son los baños.


Porque no tienen...cómo decirlo.. el trono. Todos dicen que es más higiénico.

Hay un agujero y tenés que embocar.

Es un juego de destrezas entre el contorsionismo y la acrobacia, difícil de aprender, pero si no se incorpora.....se revienta.

Imaginen por un momento al turista que tiene un apuro, entra, traba la puerta , busca el gancho... que no existe, con una mano sujeta su mochila y la puerta y con la que sobra trata de bajarse el pantalón pero no mucho para que no toque el suelo, mantener el equilibrio y asegurarse de embocarlo. l

Lo dicho. Un juego de destrezas.

Cada vagón tenía un baño en cada punta....pero éramos muchos y durante muchas horas.


Llegamos a Nanjing por suerte vivos y sanos.

La valija seguía incorporando alguna cosita que compraba de recuerdo , pero no se abría más que para eso.

Salimos de Nanjing en tren bala hacia Suzhou. Las estaciones de tren, hacia el interior, son más rústicas así que no cabía esperar escaleras mecánicas. Subir los 30 kilos fue una proeza. Para cuando bajamos en el hotel, el mamotreto tenía roto el apoyo ése que lo equilibra con las ruedas, así que cuando no lo sostenía, parecía un gran sapo que se volcaba hacia adelante.


Suzhou


Es una ciudad muy bonita y llena de canales y rincones secretos.


Y la antigua ciudad es un enjambre de canales chicos, la Venecia la llaman, en donde encontrás pequeños puestitos de cosas artesanales lindas o pequeñas antiguedades.


En Suzhou quise cruzar una avenida, el tráfico era un enjambre dirigido por un agente . Cuando me dieron paso oí detrás mío en la vereda un ruido infernal de bocinas......unas cincuenta motos las hacían sonar para que me corriera....En la vereda!!!!!! Nadie respeta nada , si uno llega vivo al otro lado es pura casualidad.

El tráfico es infartante, si íbamos en el primer asiento del bus y veíamos cómo manejaba el conductor y cómo se le cruzaban bicicletas , autos, personas ,animales, nos daba un ataque, por eso decidimos en una ocasión ubicarnos bien atrás y no mirar y lo mantuvimos el resto del viaje.


Al siguiente viaje en tren bala y después de arrastrar la valija -sapo un piso abajo , llegamos a Huangzhou . De allí para arriba un piso , y después otro para abajo para tomar el tren bala a Shangai.

Fue el comienzo del fin, ahí perdió sus ruedas y quedó mutilada.


Shangai


La deslumbrante. la ultra moderna, la de las torres al cielo y las luces parpadeantes y coloridas, la de los paseos nocturnos por el río, el Bund y la Perla de Oriente.









Shangai te sorprende por lo diverso, por su área de influencia francesa, inglesa y americana.


Shangai es la tierra en la que todo es posible, que un proyecto de apartamentos de lujo para Vancouver se venda íntegro en sólo una tarde,.....o que algún personaje viva en matrimonio con un maniquí...inflable.


No hay coherencia que lo soporte.

Mientras los toilettes de la Trade Center tienen unos asientos increíbles, con miles de botones cuyo uso te sorprendería, en los lugares públicos se siguen usando las letrinas.


El Museo de Shangai es excelente, una vista de la historia y el arte de toda China.

Cuando entramos, pasamos estrictamente un control personal y de mochila, y a mí me detuvieron, llevaba una botella de agua mineral y un guardia de malas pulgas me ordenó que tomara el agua. Yo lo hice por obediente nomás y me dejaron pasar...... y entonces me explicaron que es una forma de detectar ataques con gasolina o explosivos....que usualmente son transportados en botellas de agua.




El calor continuaba , la valija permanecía cerrada .

A todo esto, seguíamos subiendo y bajando por escaleras comunes con la valija a cuestas, y saliendo de Shangai, perdió sus ruedas....totalmente.

Con lo cual, había que cargarla o ..arrastrarla!


La Otra China


Nos dirigíamos al sur, los cinco mosqueteros siempre juntos.

A la otra China, la de aldeas agrícolas, plantaciones de té, y montañas cársticas.

Otra.


La de personas amables y trabajadores rurales pero con generaciones de sacrificios y sobre todo...con la memoria del hambre.





En China aprendí que ser viajero te libera de creencias políticas, de tendencias y de influencias mediáticas y sólo ves lo que ves, con la humildad de saber que sólo estás de paso y por lo tanto esa realidad no sirve como para un compendio. Pero... esa realidad que uno ve con la ingenuidad del que no está relacionado con el lugar.......es la que es.

Te muestran lo que ellos quieren que veas, pero la verdad se te cuela por los recovecos de la memoria y de las emociones.


Un discurso aprendido durante años de sometimiento y educación militante, gobernado por el hambre y la necesidad de supervivencia.

Es la China de las supersticiones, no la de Confucio, la China de los espíritus vengativos que te atraparán si no haces lo que te mandan, la China del pensamiento mágico ....dirigido.



No hay que olvidar que a la China de Confucio la liquidó la China de Mao, que persiguió y asesinó a ilustrados, a eruditos, a profesores. Quemó los libros y educó para la militancia, llevó a la gran nación al hambre más descarnado y al sometimiento más profundo.


Entonces , lo que hoy se ve es el producto dejado por ese período, por mucho que parezca

libre, la China actual navega entre la ignorancia y el capitalismo salvaje, entre la superstición y el relato.




Plantaciones de té, mano de obra humana y cuidada para producir el exquisito té que te ofrecen.


Junto con una clase práctica de la forma de hacer el té, la temperatura y el cuidado al servir.










Huangzhou , y el Templo de las Almas Escondidas , lugar de peregrinaje de miles de fieles en China.


El buda sonriente y la sala de los Guardianes Celestiales.







El paso por el río Guilin, en medio de las montañas cársticas está lleno de escenas de la vida rural , como bueyes arando arrozales o pescadores con cormoranes.....eso lo vimos de noche, un pescador en un bote, al atardecer, con ese sombrero tan característico, un farolito y un cormorán.


(foto de pinterest)

De pronto, el cormorán se zambulle y a los pocos minutos sale...pero dónde está el pescado? me preguntaba. El pescador agarra al cormorán por el cogote y lo sacude lo sacude lo sacude hasta que el ave escupe el pescado...y voilá!...la pesca del día!

Una ciencia.


Río Li, Guilin

En Guilin, zona de montañas cársticas, la principal atracción es la Cueva de la Flauta de Caña ,que tiene una antiguedad de 500 mil años!.

Es llamada así por las cañas de bambúes de los alrededores con las que confeccionan esos instrumentos.

La cueva en sí , inmensa y llena de recovecos, se forma con estalactitas y estalagmitas y tiene un lago interior en donde montan un espectáculo de luces impresionante.




Dejamos atrás Guilin y a esta altura , cuando embarcamos para Hong Kong, la valija estaba despachurrada, atada con una cinta gruesa adhesiva de color amarillo que parecía gritar...Escena del Crimen!!!!! a quien quisiera oírla.

Fue un viaje instructivo al máximo .

Aprendí que cuanto más ligero de equipaje vamos....por el mundo o por la vida....mejor.


Al volver con el mamotreto en ese estado, por supuesto lo mandé a reparar , pero me compré una mediana , con cinco ruedas, y la lleno hasta la mitad cuando arranco. Así tengo posibilidades de ir liviana y traer alguna cosa al volver.



Y la experiencia en China me preocupó......el gigante asiático crece y es muy posible que nos engulla a todos.

Pero los que gobiernan llevan implícito en su ADN , porque ese no se modificó todavía, la memoria del hambre , el sometimiento y el relato.

Eso se transmite de generación en generación . Y eso explica el salvaje capitalismo que predican. A destajo, un deseo de supervivencia a ultranza, una lucha por la vida sin conciencia .....con el ADN de una desesperación heredada.

Justamente por eso ....es tan peligroso.




China....2013.



https://www.seniorsporelmundo.com/post/peripecias-de-una-valija-en-china-primera-parte


https://www.seniorsporelmundo.com/post/peripecias-de-una-valija-en-china-segunda-parte


https://www.travelchinaguide.com/attraction/henan/luoyang/longmen.htm


https://elviajero.elpais.com/elviajero/2015/03/27/actualidad/1427463637_974503.html


https://viajes.nationalgeographic.com.es/c/shanghai


http://www.lecturalia.com/libro/96528/el-dragon-de-shanghai


https://www.minube.com/rincon/pesca-cormoranes-a15692


https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-675731185-set-de-valijas-wacky-rueda-giratoria-mochila-regalo- una parecida me compré









92 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo